Los designios del amor imposible

Ellos no lo sabían

pero estaban hechos el uno para el otro.

Eran la mitad de la naranja que faltaba por completar,

eran Adán y Eva, eran dos almas gemelas.

Pero ambos circulaban por carreteras distintas,

perpendiculares y a la vez cercanas,

y a toda velocidad para llegar antes a casa.

Entonces, antes de llegar al cruce,

ambos recibieron una llamada que los hizo distraerse,

quizá fue Cupido o Satanás, no lo sé,

lo único que os puedo contar es que

ambos se giraron hacia su teléfono

para intentar contestar,

sin darse cuenta que quizá esa noche

se conocerían…en lo alto de los cielos.

Todos los derechos reservados. Copyright 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies