Las Claves y Reflexiones que nos dejó El juego de las llaves (2019)

Era cuestión de tiempo que saliesen series tocando el mundo swinger (porque poliamorosas ya hay algunas por ahí) y aquí tenemos una del otro lado del charco. Nada más y nada menos que de México nos llega esta serie llamada El juego de las llaves y consta de 10 episodios que tocan el tema del intercambio de parejas y algo más, ya que poco a poco vamos viendo que nada es lo que parece y progresivamente los protagonistas se van adentrando en otro tipo de relaciones.

¿Pero qué es lo mejor? ¿con qué te quedas?

La sinceridad

Tanto si te comienza a gustar alguien como si comienzas a tener otros gustos, es importante que seas sincero con tu pareja y le cuentes las cosas desde el principio de todo para que no se haga una bola de nieve que al final te arrastre y te acabe sepultando. Los únicos que son totalmente sinceros el uno con el otro (en la serie) son Bárbara y Leo y justamente son los más abiertos de mente y los que mejor se lo pasan. El resto son un drama tras otro hasta el trágico desenlace. Sí, está claro que sin drama no hay serie pero también sacamos en clave la enseñanza que nos deja, el ejemplo de que hay que contar la verdad para salir airosos, aunque duela, aunque sea difícil al principio porque puede que nuestra pareja nos sorprenda con su reacción y todo vaya a mejor en vez de acabar tarde y mal como la mayoría.

Los amores de juventud

Es un error garrafal creer que si nos enamoramos de alguien siendo adultos va a ser como cuando éramos adolescentes. Quizá alguien inexperto que solo ha estado con una sola persona en su vida se crea ese cuento pero el resto, se lo tomará como una aventura más. Esa clase de enamoramiento puede hacer que una pareja se separe para luego no durar ni un telediario con el nuevo amor pasional. Si uno se separa para estar solo y vivir aventuras está bien pero no para irse con un espejismo. Hablo de Adriana y Sergio, él tiene experiencia de sobra y ella… Ella aún está con su cabeza en el pasado, en lo que pudo haber sido. Y vemos por cómo es Sergio que no hubiesen llegado a más en su momento ya que él es un alma libre y si se hubiesen liado en el pasado quizá hubiesen estado un tiempo pero poco más. Con su actual marido ha durado tanto tiempo por la personalidad de él y la de ella hasta ese momento. La estabilidad de una pareja es cosa de dos.

Vive y deja vivir

Me pareció un tanto vergonzoso ver en el último episodio como varios de ellos buscaban a su pareja y otros forzaban el juego de las llaves para encontrar a la persona con la que se querían acostar. Lo que comenzó siendo un juego divertido acabó convirtiéndose en un juego de la verdad y la mentira donde todos buscaban algo que ya había muerto. No querían creerlo pero querían verlo con sus propios ojos en vez de seguir adelante con sus vidas. Cuando caminaban de una habitación a otra persiguiendo a su pareja o a la que querían que fuese su pareja, estaban jugando con fuego en vez de divertirse con lo que les había tocado. Y los que encontraron lo que sabían que era pero no querían creer, acabaron por perderlo todo. Hay que aceptar al que se va o al que comienza a tener otros gustos porque a la fuerza estarás corrompiendo el juego de las llaves y, quien lo fuerza, acaba por encontrarse con la dolorosa verdad.

Los personajes más interesantes

Lo interesante es que los conflictos que tienen estos personajes los viven a diario y casi a diario muchas parejas (de todo tipo). En el caso de Valentín no solo refleja la cobardía de no salir del armario tras probar lo que realmente le gusta, también esto se puede aplicar a parejas heteros ¿y cómo? Pues por ejemplo siendo infieles y no reconociéndolo. Valentín es infiel y además engaña a su pareja no contándole la verdad sobre su sexualidad. En vez de ser sincero coge y le dice que quiere tener hijos con ella. Algo así también hacen las parejas que tras ser infieles deciden tener hijos para ver si así solucionan lo currupto de su matrimonio y no, es un grave error, porque las obsesiones o las pasiones acaban volviendo a tu mente y a tu vida y tarde o temprano tendrás que acabar con el pasado. Cuanto más lo aplazas peor es. Ser infiel es una (buena) señal para que lo dejes cuanto antes y comiences una nueva vida.

Después está el personaje de Adriana que es la típica persona que no ha experimentado nada más allá de su pareja, vamos que solo ha estado con su primer novio, se ha casado con él y cuando pasan los años, mira hacia atrás y se arrepiente de muchas cosas y más si su pareja ha perdido la pasión y se ha acomodado en todos los aspectos. Y es que esto es más común de lo que parece. Cuanto más tiempo pasa, más espinitas clavadas tienes, y cuando digo espinitas me refiero a gente que te hubiese gustado acostarte o estar durante un tiempo. En el caso de ella es un chico (Sergio) que le gustaba cuando estaba estudiando y por entonces ella optó por salir con Óscar, su actual marido, y seguir su vida con él y tener una hija. Pero ahí quedó ese deseo, ese amor de juventud y cuando Sergio vuelve a aparecer (con su novia y el juego de las llaves), algo nace en ella y no quiere reconocer que es algo más que sexo.

En el caso de ella, lo que está mal es que se lía con Sergio fuera del juego de las llaves y el día del cumpleaños de su hija (y para rematar, dentro de un coche). Y no es sincera, de nuevo, con su marido. Quizá no está destinada a estar con Sergio (el amor de su juventud) pero sí con otro. Sergio quizá es el elemento que hace que ella se dé cuenta de su vida actual para dar un paso al frente y cambiarlo todo. Es normal que con el tiempo las vidas de dos personas vayan por distintos caminos y más cuando pasan tantos años juntos. No es malo evolucionar, malo es no reconocerlo y ser un hipócrita.

¿Por qué engancha esta serie?

No solo por su temática sino también por sus breves episodios, por su acción desenfrenada (de acontecimientos), porque va al grano y no se anda con florituras. Quizá con episodios de 45-50 minutos (como la mayoría de series) se hubiesen extendido hasta aburrir pero claro, el tiempo es oro y ya cuando quedan todos los protagonistas la primera vez, después de unos pocos minutos de hablar de nada (los típicos diálogos de relleno), Siena, la novia de Sergio, les dice a todos que se dejen de hablar de tonterías y comiencen a jugar al famoso juego. Sin duda más de uno se habrá sentido identificado con esa escena o las siguientes. Y es que lo bueno es eso, que aunque muchos no lo digan, más de uno habrá pensando en algo similar estando de cena con amigos o desconocidos.

Y hasta ahí lo mejor de El juego de las llaves. Un placer como siempre y si os gusta esta info no dudéis en suscribiros vía mail. Y por supuesto, podéis comentar para dejar vuestra opinión y compartidlo entre vuestros contactos si creéis que esta información les puede resultar útil.

¡Un saludo y nos vemos en siguientes publicaciones!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies