En aquella época solía salir a pasear por las noches

a lo largo y ancho de mi agradable vecindario.

Recuerdo como si fuera hoy cuando escuché aquella extraña canción

y me acerqué para ver de dónde provenía.

Era un grupo de niños que estaban cantándola,

estaban todos de espaldas a mí y tuve que acercarme más y más a ellos

para ver hacia qué estaban mirando tan concentrados.

No quise interrumpirles por lo que me limité a mirar por encima de sus pequeños hombros,

justo hacia la entrada de una de las casas

y enseguida reconocí aquel lugar: era mi casa, mi antigua casa

y mi cuerpo boca arriba sin vida estaba tendido sobre el marchito césped.

Artículo anteriorEl hostal donde se quedaba todo el mundo
Artículo siguienteLa copa que le abrió los ojos
Escritor de romántica liberal y ficción oscura. Webmaster, blogger, podcaster y vlogger.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.