Infidelidad y amores imposibles en Crónicas marcianas

Tengo que confesar que Crónicas marcianas de Ray Bradbury no estuvo a la altura de su otra gran obra, aquella que no me puedo quitar de la cabeza: Fahrenheit 451. Pero hoy hablamos de Crónicas Marcianas y de la primera historia de marcianos y humanos que nos propone su autor, Ray Bradbury. Y de paso no os hago demasiados spoilers ya que solo hablaremos del principio de la novela. Allá vamos.

Dejando de lado el pensamiento algo machista y hasta cómico que tienen las historias que se cuentan…

¿Cómo que machista? ¿Por qué dices eso?

En fin, entiendo que esta obra al ser del año 1950 tenga un tufillo de la mentalidad imperante en aquellos momentos y por eso se lo perdono. Por eso y porque por otra parte toca temas muy interesantes y avanzados para su época. No voy a juzgar algo de hace décadas solo porque dice que las mujeres por el hecho de serlo están en casa «limpiando la casa con puñados de un polvo magnético que recogía suciedad» o cocinando mientras su marido está sentado en su cuarto leyendo un «libro de metal con jeroglíficos en relieve». Por una parte es todo muy arcaico y por otra muy moderno. Es curioso que en aquellos tiempos pensasen que podrían haber avances tecnológicos pero no sociales, sentimentales y de roles. En fin.

La edición que me leí en ebook.

Lo que nos interesa del capítulo Ylla (que es el nombre de la marciana) es lo que nos propone su autor y con ello se redime un poco de ese planteamiento machista del principio ¿y por qué? Porque lo típico hubiese sido que su marido llamado Yll (marcianos casándose, oh my god) hubiese soñado con los humanos viajando hacia Marte y que él hubiese fantaseado con liarse con uno (o varios) de ellos. Y en este caso es la mujer, que tras plantearnos cómo pasa sus días con un marido frío y soso (y según dice el autor, no eran felices), sueña con los astronautas y le cuenta a su marido que soñó con un hombre alto, de metro ochenta, de ojos azules, de cabellos negros y que este le dijo era hermosa y la besó. Yll no acepta que ella fantasee más allá de su matrimonio monótono y frío y finalmente opta por recibir a los humanos con su arma moderna. Ahí en parte volvemos al poder del hombre sobre la mujer, a la dominación injusta y vemos por qué puso a la mujer que fantasea con el humano ¿y por qué es? Porque así luego puede poner a su marido que ejerce la violencia contra el humano o humanos.

Creo que si hubiese sido al revés hubiese resultado más interesante, viendo a la mujer vengarse de él o quizá no. Quizá podrían experimentar una relación poliamorosa entre las dos razas. Pero claro, si nos comienzan planteando una relación con los malos vicios de las relaciones humanas, normal que todo acabe como el rosario de la aurora.

Anterior portada de la edición del ebook que me leí ¿cuál crees que es mejor?

En fin, ni en tierras marcianas nos salvamos de las típicas situaciones que odiamos en la Tierra. Al menos tenemos a Ylla y su ejemplo de que si algo no te satisface, comienza soñando, fantaseando y después si puedes, hazlo realidad. Si te dejan.

Un placer como siempre y si os gusta esta info no dudéis en suscribiros vía mail. Y por supuesto, podéis comentar para dejar vuestra opinión y compartidlo entre vuestros contactos si creéis que esta información les puede resultar útil.

¡Un saludo y nos vemos en siguientes publicaciones!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies