—Te lo digo muy en serio, esta vez voy a ser libre de verdad, como un pájaro cuando le abren la jaula por primera vez después de mucho tiempo.

Esas fueron sus palabras aquella tarde de otoño en una cafetería situada en el centro de nuestra ciudad. Siempre es agradable quedar con tu amiga de toda la vida para tomar un café o un té y que te cuente que ha roto con su pasado y que va a comenzar una vida nueva. No sé por qué, pero me produce una especie de placer extraño cuando alguien comienza de cero y más si es después de una ruptura con el que era el amor de su vida.

Pero no podía callarme ante lo evidente.

—He leído por ahí que algunos pájaros una vez salen de su jaula, se lo piensan dos veces y tras revolotear un rato por ahí vuelven a encerrarse en su antigua prisión.

—¿Qué me quieres decir con eso tía?

—Nada, nada, que como me has dicho eso de que quieres salir de tu jaula como un pájaro…

—Pues claro, pero no he dicho que quiera volver.

—Mira, no sería la primera ni la última vez. Y oye, que no pasa nada pero odio que me mientan.

—¿Por qué te iba a mentir? Te he dicho que a partir de ahora voy a ser independiente, quiero hacer cosas….

—Hacer cosas… Si esas cosas no están definidas de antemano acabarás volviendo a la jaula o lo que es peor, acabarás metiéndote en otra más grande y quizá sea para toda la vida y sin tú ser feliz con ello.

—¿Pero qué me estás contando tía?

—¿Sabes que te hablo en metáforas verdad?

—Sí, claro, pero no soy ninguna mosquita muerta. Sé que quiero y que no.

—Hagas lo que hagas, por favor, no hagas pública tu nueva jaula porque de lo contrario perderás toda credibilidad en el futuro. Y no solo ante mí sino ante todos.

—Yo es que no sé cómo hacerte ver que esta vez sí que es la buena.

—¿Te miro a los ojos y sabes qué veo?

—¿Qué ves tía?

—Vacío, incertidumbre y miedo. Y lo que es peor: conformismo. Del barato.

—No sé como puedes pensar eso de mí, de verdad. Que soy yo, ya sabes que si quiero algo, lucho por ello. Voy a dedicarme más tiempo, seré independiente.

—¿Lo dices porque queda bien decirlo o porque de verdad lo sientes?

—Claro que lo siento, claro que sí.

Y yo asentí y la dejé hablando. En el fondo era lo mismo. Quedar con alguien que se justificaba de mil maneras, alguien que se sentía eufórico de poder salir por ahí y conocer gente. Salir. Todo era externo, nunca se paraban a mirarse a ellas o ellos mismos porque eso da miedo, requiere tiempo y esfuerzo. Y yo solo podía prestarles mi oído, mi boca y mis brazos para abrazarlas cuando se marchaban. Y ahí quedaba todo hasta que pasaba un tiempo, no demasiado y veía en las redes sociales que volvían a caer en el anzuelo del miedo.

Supongo que el tiempo lo cura todo, también la insensatez. Supongo que no todos podemos ser iguales pero sí que son iguales muchas personas que de cara a la galería van de liberales, independientes y futuristas (si se les puede llamar así) y a la hora de la verdad, su vacío interno les come por dentro y les empuja a conformarse con lo primero que pasa por delante. Está bien. Yo seguiré ahí, al margen, con mi vida y volveré a coger el teléfono cuando me llamen, volveré a sentir ese placer extraño al oír que comienzan una nueva vida y quieren quedar conmigo para tomar un café.

—Te lo digo muy, muy en serio, esta vez es la definitiva, no me dejaré pisar por nadie más. Esta vez voy a ser libre…

—¿Como un pájaro?

—¿Cómo lo has adivinado tía?

Lo peor de todo es que no tienen memoria o esta es selectiva. Por eso sé que volverán a tropezar en la misma piedra u otra parecida pintada del color de moda. Por eso sé que no sirve de nada que yo tenga mis principios y los cumpla. Porque no hay nadie ahí para que los valore. Porque en un mundo de amnésicos perdidos e hipócritas, el que cumple con su palabra, es el loco.

Bendita locura, tómame por completa y dame al menos el placer de escuchar sus delirios de tanto en tanto.

Todos los derechos reservados. Copyright 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.