Antes eran 140 caracteres,

ahora son 280

y en el futuro quizá sean 340.

Nada impide enviar un tweet

sin contrastar la información,

plagiando o tal vez

intentando ser el más gracioso del lugar.

Nada impide que sin querer

envíes tu ubicación y un dia cualquiera,

a la luz de las velas,

tras recibir cien retweets y mil likes,

notes un aliento cálido en tu nuca

cuando en realidad

vives solo y apartado de toda la humanidad.

Artículo anteriorEl ascensor del pánico
Artículo siguienteEl árbol infinito
Escritor de romántica liberal y ficción oscura. Webmaster, blogger, podcaster y vlogger.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.