El hostal donde se quedaba todo el mundo

Claudia y Pablo llegaron hasta allí con los bolsillos casi vacíos y como no les quedaba otra,

se alojaron en aquel extraño y vetusto hostal apartado de la civilización.

La anciana de la recepción les entregó las llaves de su habitación

y se marcharon directos a la cama ya que el día había sido muy largo.

Al entrar en el dormitorio se dieron cuenta de que allí faltaba algo,

una mesa, quizá, o una simple silla en la que apoyar los trastos.

Al final optaron por lanzarse en el mohoso y polvoriento colchón

y hacer el amor hasta quedarse dormidos.

Desde entonces viven en aquel hostal,

en aquella misma habitación, porque tampoco tienen otra opción.

Solo les queda el consuelo de recibir a los nuevos huéspedes

y sonreírles mientras ellos no se dan cuenta

ya que ahora Claudia es una bonita silla y Pablo un útil escritorio.

Todos los derechos reservados. Copyright 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies