¿Dónde está la tumba de Jim Morrison y Oscar Wilde?

En nuestro viaje a París, exactamente en el último día que estuvimos allí, quisimos visitar la tumba de Jim Morrison, líder de The Doors. Y sí, está enterrado allí, concretamente en el cementerio de Père Lachaise (el cementerio más grande de la ciudad). Tras salir temprano del hotel nos fuimos antes a desayunar algo en un lugar que estaba cerca del cementerio ya que nos esperaba una buena caminata. Por eso esta vez os pondré lo que desayunamos en primer lugar en vez de hacerlo al final (como siempre). En el lugar nos atendieron de forma un tanto seca. En París encuentras gente de todo tipo: simpáticos, secos y antipáticos.

Yo escogí un desayuno bastante clásico, a esas horas no me entran unos huevos fritos…

El cementerio está situado en el número 16 de la Rue du Repos y tiene la peculiaridad de que muchos parisinos lo utilizan como si fuese un parque.

El diseño del Père Lachaise le fue confiado al arquitecto neoclásico Alexandre Théodore Brongniart y tras su apertura, ha sido ampliado en cinco ocasiones: en 1824, 1829, 1832, 1842 y 1850.

Gracias a Google Maps puedes ir directamente a donde te interesa. Y es que este cementerio está lleno de gente famosa enterrada, ya sean artistas o políticos y víctimas de guerras de varias épocas. Como siempre pasa en estos lugares, te encuentras a turistas como tú que andan buscando las distintas celebridades fallecidas. Eso sí, desde que entras, el camposanto te deja impresionado con sus construcciones, sus tumbas de otra época, sus estatuas y sus cuervos que deambulan de aquí para allá.

Uno de los cuervos que pude capturar. Se mueven más que los gatos y no es fácil sacar una foto enfocada de ellos.

Tras un breve paseo y unas cuantas fotos, llegamos al fin a la tumba de Jim Morrison a la que no te puedes acercar demasiado ya que hay instalada una valla metálica bastante fea a la que los visitantes y fans van poniendo pegatinas y todo tipo de llaveros, lo que la hace al menos un poco más peculiar y digna de mención. Justo esa mañana no hacía muy buen tiempo y lloviznaba un poco pero aún así había unos cuantos seguidores de The Doors agolpados junto a la valla para hacer la foto correspondiente. Cuando se fueron aprovechamos para hacernos unas cuantas instantáneas más de cerca y disfrutar del lugar a solas. Lástima que no pudimos poner desde el teléfono el temazo People are Strange.

Os dejo con las fotos de un llavero y una pegatina que me llamaron la atención. Life’s a bitch baby

¿Cómo posar delante de la tumba de Jim Morrison?

Algo que también me llamó la atención además de la verja fue el árbol que estaba al lado. Lo habían recubierto de una esterilla de bambú o un material similar y en ella habían pegados infinidad de chicles que habían dejado los fans del músico.

El famoso árbol con los chicles petrificados pegados.
Aunque haya una valla la gente si quiere se cuela igual y deposita una botella pequeña de Jack Daniel’s, claro que sí.

En el epitafio de la tumba se puede leer en griego antiguo «ΚΑΤΑ ΤΟΝ ΔΑΙΜΟΝΑ ΕΑΥΤΟΥ» que significa «Fiel a su propio espíritu» o «de acuerdo con su propio demonio». Otros también dicen que podría ser «El diablo está en mi interior» o «El espíritu divino está conmigo».

Después de estar un buen rato allí ya que no puedes irte así sin más (no todos los días estás en París y en aquel cementerio), seguimos nuestro camino rumbo a otras tumbas y otras zonas del inmenso camposanto. Como no me quiero extender mucho ya que esta publicación va de la tumba de Jim Morrison y Oscar Wilde, os dejo con la foto que me hice delante de la tumba del segundo.

Sí señoras y señores, esa es la tumba de Oscar Wilde. Por suerte por allí no había casi nadie y no tuvimos que esperar para hacernos las fotos correspondientes.

Por lo visto en 2011, con motivo del 111º aniversario de la muerte del escritor, las autoridades colocaron una barrera de vidrio alrededor de la tumba para evitar que la gente siguiese dejando besos sobre la tumba y la deteriorasen más y más. Ahora los turistas tienen que conformarse con dejar sus besos en el cristal y las flores y notas al pie de la tumba (aunque de todas formas algunos consiguen lanzarle sus mensajes y flores en el interior).

Así estaba la tumba antes de que colocasen la barrera de vidrio. Si es que la gente no tiene respeto por nada…

¿Y por qué tiene esa escultura? Pues bien, la diseñó y realizó el escultor Jacob Epstein y fue inaugurada en 1914. Consiste en una figura alada que se asemeja a la Esfinge en un vuelo hacia adelante con alas desplegadas. La idea original es que estuviese inspirada en los trabajos de Oscar Wilde, sobre todo en su poema «La Esfinge», y también en las figuras asirias del Museo Británico.

Tras marcharnos del cementerio nos fuimos a la zona del centro de París para montarnos en unos de los buses turísticos que te dan una vuelta por todos los lugares más importantes. Pero antes tocó tomarnos unas cervezas y unos vinos en un lugar que fuimos varias veces y acabamos comiendo algo por la buena atención. Lo que de comida ya os hablé en este post 😉

Nada más, un placer y como siempre os recuerdo que si os gustan estas publicaciones os suscribáis vía mail o pongáis esta web en favoritos ya que siempre hablamos de estos temas y muchos más.

Y, por supuesto, dejad un comentario para saber qué os ha parecido este artículo.

¡Nos vemos en siguientes publicaciones!

FUENTES: La piedra de Sísifo, Wikipedia, Sociedad de Filosofía Aplicada.

Todas las fotos están hechas por Varo Glam (salvo la de la tumba de Oscar Wilde llena de besos). Todos los derechos reservados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies