¿Cuándo volverán aquellos sábados de tres?

Poco antes de que los domingos fueran amargos, Marcos era feliz en su ignorancia ya que para él no existía la miel en los labios que le pusieron para luego quitársela y dejarlo con ese recuerdo agridulce.
Entre fines de semana sin color, parece que es el único consciente de lo que pasó fin de semana, entre copas de más y destinos cruzados.

Poco antes de que los domingos fueran amargos, los sábados eran siempre insulsos y no esperaba más de lo que la noche le podía dar. Un pensamiento lascivo de hacía eones acudió a él y al hacerse realidad, provocó el temblor en sus cimientos. Él no lo pidió pero ahí se presentó y desde entonces, tras el velo de promesas incumplidas, vive cada fin de semana soñando una y otra vez con que los domingos no vuelvan a ser aburridos, que el vacío no se lo lleve y que vuelva a tener fe en esos cuerpos fundiéndose en lazos imposibles.

Poco antes de que los domingos fueran amargos, no imaginaba seis manos en su cama o en la de otros, y no es que no le basten cuatro pero sueña con la idea de que los sábados no sean los de un adolescente o un adulto sin más, y si la madurez tiene que dejar la inocencia de lado, que así sea. De qué sirve conservar la moral impuesta si eso va a hacer que se estanque en un punto sin retorno. Sabe que ya no es un niño pero el haber jugado a escondidas a una especie de juego prohibido le devolvió parte de la juventud perdida.

Poco antes de que los domingos fueran amargos afrontaba los sábados como una rutina más, unos más que otros, sin imaginar que un día como aquel todo cambiaría, al menos para él, y dos bocas se convertirían en tres, que la noción del tiempo y el espacio se perdería en algo tan simple pero tan complejo a la vez. De besos inviables, abrazos inalcanzables, conversaciones ficticias y promesas imposibles es de lo que está lleno el infierno.

Desde entonces vaga entre recuerdos que se van esfumando con el paso del tiempo y se consuela con la esperanza de un futuro que podría llegar, quizá, cuando esos tres planetas se vuelvan a alinear.

Todos los derechos reservados. Copyright 2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alejo Pérez Fernández .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies